Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera febrero 2019

Cartelera febrero 2019

El vestuario del domingo

La última película del director Ramón Salazar es una historia muy intimista entre una madre y una hija que se reprochan mutuamente errores del pasado. Sin embargo, en No quedan cines de verano queremos perder la oportunidad de ensalzar el trabajo que ha hecho Clara Bilbao, que ha tenido que crear los modelitos paras las mismísimas Bárbara Lennie y Susi Sánchez.

La enfermedad del domingo, escena lavando a un perro.
El objetivo del vestuario era dejar claras las diferencias entre Anabel, la madre, y Chiara, la hija. Los personajes son tan radicales entre sí que hasta la forma de tratar su vestuario tuvo que ser totalmente opuesta. 

El vestuario de Chiara, intrepretada por Bárbara Lennie se centró en recopilar ropa usada y barata, pues el personaje demostraba poca preocupación por su apariencia o el qué dirán.

Sin embargo, el vestuario de Anabel, a la que interpreta Susi Sánchez tenía que ser exclusivo y diseñado para la ocasión. Anabel es una persona adinerada con mucho tiempo libre para dedicarse a sí misma, siempre vestida de punta en blanco para la ocasión. Y en su vestuario es donde está la clave de este personaje:

Empezamos por la mansión que ostenta Anabel. Ella espera a los invitados vistiendo un conjunto de blusa y falda de seda. Un conjunto delicado que la protagonista luce como  una coraza en el que guarda sus sentimientos, es más, la parte superior del conjunto está cosido con un tejido de lamas metálicas que refuerza esta sensación. Es una visión contemporánea de los vestidos de gala de las damas de una corte, con un falda muy vaporosa que esconde grandes bolsillos para guardar los complementos de una dama moderna: el móvil.


En su encuentro con su hija lo que Anabel muestra es una actitud altanera con un elegante abrigo blanco, de hombros altos y puños despegados. Un abrigo largo de lana que además de abrigar dice "yo no debería estas aquí".


Es el momento de la convivencia entre ambas y Chiara la trata como a el enemigo, y así se viste Anabel. Su traje es la versión femenina del traje de Darth Vader, completamente negro, con mangas francesas, hombreras acolchadas y botas altas. El tejido de neopreno y el cierre invisible del vestido vuelven a pronunciar la sensación de hermeticidad del personaje.


Poco a poco la armadura de Anabel se va desmoronando y empieza a vestir con materiales más populares. Es entonces cuando aparece el mono de punto con cremallera, el pareo de lana a cuadros y los botines a juego. Sigue estando conjuntada de arriba a abajo pero los colores y los materiales de su ropa se acercan más a los de Chiara. La relación entre ambas parece que mejora.


La evolución del personaje está muy bien retratado a través de su ropa, un extra en una película pensada para la contemplación y la reflexión de sus personajes.


Leave a Reply