Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Resident Evil: la saga que debía haber terminado hace diez años




Ya está en nuestros cines la (esperemos) última entrega de la saga Resident Evil y, aprovechando la ocasión vamos a repasar lo que ha dado de si esta longeva saga basada en el famoso videojuego.



En el lejano verano de 2002, el de la decepción del Mundial con Corea, llegó a nuestras pantallas el origen de toda esta series de películas. En ella nos mostraban como nuestra protagonista, Alice tenía que entrar a una instalación secreta subterránea para contener un virus que se había escapado y había transformado en zombie a todos los trabajadores. La cinta fue todo un hallazgo dado que combinaba hábilmente el terror y la acción, en un entorno claustrofóbico como era La Colmena. Fácilmente la película podía haber sido el típico producto de zombies de serie B, en cambio, aporta ciertos elementos de ciencia ficción que encajan muy bien y le daban un toque novedoso.



La primera película nos dejó dos de las escenas más recordadas de la saga y, que desgraciadamente han sido imitadas una y otra vez en las posteriores secuelas, como son la del pasillo de los láseres y la pelea con los perros. Pero sobretodo, esta primera entrega supuso el lanzamiento definitivo al estrellato de Milla Jovovich que ya había sorprendido con 'El quinto elemento' y también supuso un empujón a  la carrera de Michelle Rodríguez: Había nacido una saga.




Dos años después nos llegó la primera secuela titulada 'Resident Evil: Apocalipsis' que empezaba justo dónde acababa la anterior con Alice teniendo que hacer frente a una infección que se había extendido por toda Raccoon City, la ciudad bajo la que estaba construida La Colmena. Esta entrega introduce nuevos personajes y apuesta por un protagonismo coral, iniciándose una serie de tramas por separado que acabarán convergiendo entre si, según se crucen los personajes.

'Resident Evil: Apocalipsis' abandona ya la idea de ser una película de terror y apuesta de forma decidida por la acción aprovechando las enormes posibilidades que le brinda la ciudad con un gran catálogo de escenarios. Nos encontramos con una película muy entretenida que, sin copiar a su predecesora, sabe continuar la historia y avanza para presentarnos a la malvada Coorporación Umbrella, la nemesis que marcará el devenir de saga.

Tras esta primera secuela la saga se encontraba en todo lo alto y se esperaba con impaciencia el nuevo capítulo que se tituló Extinción y llegaría a los cines a finales de 2007. La cinta fue una pequeña decepción dado que la saga empezaba a perder continuidad entre sus películas y presentaba ciertas incoherencias. En Extinción asistimos a un mundo completamente desértico dónde nuestra protagonista lidera una caravana en busca de una salvación.

Pese a contar con una nueva escenografía como el desierto, esta película aporta poco a la saga más allá de introducir a los clones de Alice, una trama que se repetirá de forma recurrente con la excusa de ver morir a Alice una, y otra, y otra vez... Aquí asistimos a la primera repetición de escenas (véase la pared de láser), característica de la saga que se unirá a la desaparición de personajes sin ninguna explicación. La franquicia, que no daba más de sí, empezaba a dar ciertos síntomas de agotamiento y tal vez, hubiese sido el momento para darle un final digno. Sin embargo, las intenciones de los responsables iban por otros caminos.



Y con este panorama y en plena fiebre del 3D desatada por AvatarAlicia de Tim Burton en 2010 llegaba la cuarta entrega con el título de 'Resident Evil: Ultratumba'. En esta ocasión vemos a Alice y sus clones luchar de forma desesperada contra la Coorporación Umbrella y su búsqueda de un barco que parece ser el último bastión de la humanidad.

De esta cuarta secuela lo único destacable es su 3D que está realmente conseguido en ciertos momentos como la escena de la cárcel y la batalla final, que se asemeja a la perfección a lo que es enfrentarte al malo final de un videojuego, del resto poco que reseñar. En este punto la saga ha perdido todo interés en construir una historia o universo propio y vemos una serie de escenas de acción a cual más espectacular pero, que aportan poco a la trama salvo más desconexión entre película y película y la repetición de las mismas tramas.

Con sólo dos años de margen, en el año 2012 se estrena 'Resident Evil: Venganza' que coincide con el décimo aniversario de la entrega original. Esta quinta película tiene un subtítulo que habla por si solo: El mal se vuelve global  obviando por completo que se supone que hace tres entregas que el virus ha arrasado todo el planeta... la trama en esta ocasión nos muestra otras instalaciones subterráneas de Umbrella que recrean diferentes ciudades del mundo. Como vemos la originalidad a estas alturas no era sus objetivos.

Esta penúltima entrega no añade nada, quedando la trama exactamente en el mismo punto que al final de Ultratumba, volviendo de nuevo a los clones que sirven de excusa para resucitar a personajes ya fallecidos en otras películas. Nada se salva de este despropósito que muestra una serie de escenas de acción que carecen de sentido y que, por su repetición, resultan ya anodinas por no hablar de la desaparición casi completa de los zombies, origen de la historia.

El balance de la saga es extraño, se nota que las tres primeras entregas fueron muy cuidadas y el estudio tenía una idea más o menos clara de hacía dónde quería que fuera su historia. Además se molestó en crear una especie de universo propio como se puede ver en sus fantásticos teaser que dejamos bajo estas líneas, pero en algún momento, todo se desvió y se convirtió en una fábrica de secuelas sin pies ni cabeza con la única excusa del lucimiento y mayor gloria de Milla Jovovich. Esperemos que esta sexta entrega le de un digno final a una saga que a lo mejor tendría que haberse concluido hace diez años.



Leave a Reply