Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera abril 2019

Cartelera abril 2019

Arquitectura y diseño Almodóvar

La última película de Pedro Almodóvar se ha estrenado en los cines españoles con una gran expectación porque la cinta iba a mostrar la propia vida del director manchego. 

Como protagonista está Salvador Mallo, un cineasta español interpretado por Antonio Banderas que sufre muchos episodios de dolor físico y mental que le impiden seguir trabajando en el mundo del cine. Él se caracteriza por un pelo peinado hacia arriba que... bueno... ya se sabe a quién representa.
Cómo se rodaba Dolor y Gloria, la última película de Pedro Almodóvar
La película tiene un tono tan intimista que los diálogos se reducen al mínimo, el objetivo es contar la historia a través de imágenes y escenas donde el color es omnipresente. Desde el primer minuto, se centra la atención del espectador en lo que está viendo ¿Como plasmar el dolor del protagonista si el público no puede sentirlo? Pues con ayuda de cinco primeros minutos de dibujos de Juan Gatti, experto en retratar la anatomía del cuerpo humano.

Principalmente tenemos dos escenarios en los que se desarrolla la película. El primero es la casa en Paterna en la que vivió Salvador de niño, y el segundo es la casa en Madrid en la que vive el Salvador adulto y maduro.

La casa de la infancia de Salvador es una casa-cueva que retrata muy bien la condición social y económica de la familia. Durante los años 60 muchas familias del resto de la península emigraron a Paterna para mejorar si situación laboral. En esos momentos, Paterna estaba en una transición agraria para pasar del secano al regadío y los puestos de trabajo no faltaban.
Barrio de las cuevas de Paterna en la película Dolor y Gloria de Almodóvar.
Los padres del joven protagonista se adentran a vivir en una casa- cueva que representa un declive social. Por aquel entonces las casas-cuevas seguían teniendo el estigma de ser herencia morisca y sus ocupantes se consideraban el escalafón mas bajo de la sociedad. Sin embargo, hoy en día esas casas son joyas de la arquitectura por su ingenio estructural y por la iluminación cenital que presentan. Pedro Almodóvar recuerda con cariño la casa de su infancia y la sensación de estar bañado por el solo a través de las aperturas del techo. 
Las escenas se centran en la tradición del encalado blanco y "lo divino" de los rayos del sol que entran por el lucernario de la cocina, son limpias y puras.

Cuando el Salvador adulto entra en escena no lo hace desde una casa cualquiera, lo hace desde su hogar.
La casa de Salvador Mallo, Dolor y Gloria (2019)
El decorador Antzon Gómez ha sido el encargado de retratar la casa de Pedro Almodóvar y la personalidad de ambos cineastas (el real y el ficticio). Para ello utiliza grandes ráfagas de color y objetos por todas partes. El objetivo es mostrar una casa "viva" en la que se duerma y se coma de verdad. Basta ya de enseñar casas frías de ultra diseño en las que todo está colocado al milímetro y en la que no te puedas sentar en el sofá por miedo a arrugar los cojines.

El hecho de que en la casa de Salvador se "viva" no deja deja de lado el diseño exquisito de un amante del arte. Para un ojo entrenado las grandes marcas y firmas son infinitas: hay cuadros de grandes pintores, muebles de diseño, objetos de museo y tesoros de anticuario estratégicamente colocados para enseñar las pasiones del cineasta. Tanto ha sido la importancia de los objetos de diseño, que los títulos de los cuadros aparecen en los créditos.

Es más, esos cuadros vuelven a dar pistas de las amistades y la juventud vivida durante la Movida Madrileña. En el guión se adentran personajes como Perez Villalta, un artista emergente del posmodernismo madrileño que entabló amistad con el director. Otro dato curioso es que los pequeños bodegones que están colgados en la cocina de Mallo han sido dibujados por el propio Almodóvar, que utilizó su propia cocina como taller de pintura. Si queréis conocer más anécdotas de los cuadros de la película no dudéis en leer el siguiente artículo de Ianko López .
Director de Dolor y Gloria posando en la exposición  Fresh Gallery.
El carácter intimista de la historia también se refleja en la casa. Todas las escenas se ruedan con cortinas traslúcidas y ventanas cerradas que impiden ver el exterior. Además, los pocos momentos en el exterior están grabados de fuera para adentro, es decir, que sólo se pueden ver a los personajes y el interior de las estancias. 
Casa de Salvador Mallo en la película Dolor y Gloria.
La labor de Antxon Gómez ha sido impecable. Lo menos inventando, según palabras del decorador, es la cocina. Para esta habitación era mejor no reinterpretar, sino copiar a la original. Si no lo vas a conseguir mejorar, es mejor que lo dejes como está. Y es que si pensamos en la manera en la que nos hacemos una tostada ¿Hay una forma mas chic de hacerla que la que se muestra en la cinta? Se trata de una tostadora Smeg de la colección limitada de Dolce & Gabanna que llena todas las escenas rodadas en la cocina.




Leave a Reply