Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera noviembre 2019

Cartelera noviembre 2019

Infierno bajo el agua. Hasta luego cocodrilo.

Infierno bajo el agua pertenece a ese subgénero que tanto disfrutamos de películas veraniegas total con bicho incluido. Lo especial en este caso es que detrás de la misma encontramos las manos de gran Alexandre Aja.



La excusa para divertirnos es la historia de Haley (Kaya Scodelario) que da vida a una nadadora profesional. Durante un tifón, pierde el contacto con su padre Dave (Barry Pepper) que vive junto a la orilla de un lago. Haley acude al rescate, para descubrir que se ha quedado atrapado bajo los pilares de una casa semihundida, rodeado de caimanes.

Dos palabras clave: agua y cocodrilos. No hay más.

Para aquellos que no lo conozcan, Aja es un director-guionista especializado en dos cosas: terror gore palomitero y thriller gore palomitero con giro de guion a lo Shyamalan. Aquí, cumple exactamente lo que promete el título. Una vez que Haley comete todas las estupideces posibles necesarias para meterse en la acción, la peli arranca y es sorprendentemente buena, teniendo en cuenta la marcianada que es el guion.



Nos encontramos con unos actores (sólidos Scodelario y Pepper) dejándose la piel en hacer creíbles a sus personajes pese a la absurdidez del asunto. Unos actores que, por cierto, de los escasitos 87 minutos de metraje se pasan al menos 70 literalmente sumergidos en agua, hasta el punto que llegas a plantearte si es legal tratar así a tus empleados. Unos efectos especiales increíbles y muy logrados, mezclando CGI y tradicionales, tanto en la recreación de los cocodrilos como del tifón. Una trama rayando en la comedia negra que se asegura de aislar a los protagonistas de la salvación de todas las formas posibles, hasta el punto de sacarte la carcajada cuando persona que aparece, persona que acaba devorada (o la escena con el cartel de "peligro con los cocodrilos"). Y el sello personal de Aja: un par de prótesis de heridas abiertas y amputaciones en primerísimos planos.

También merece una mención el iluminado al que se le ocurrió poner los títulos de crédito al ritmo de la versión inglesa de "Hasta luego cocodrilo". Somos muy fans, perfecta para pasar un buen rato.





Leave a Reply