Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera agosto 2021

Cartelera agosto 2021

15 años no es nada: El laberinto del fauno

Un cuento de hadas en plena posguerra civil española. Una mezcla perfecta de fantasía y realidad en mitad de unos momentos más difíciles que había vivido España en su historia. Hace 15 años un mexicano como es Guillermo del Toro maravillaba al mundo con El laberinto del fauno.





El realizador mexicano había debutado con una cinta de terror llamada Cronos en 1992 que rápidamente logro llamar la atención. Tras su gran debut se produjo el salto al cine norteamericano, siempre dentro de los márgenes del terror y la fantasía. Así estrena en las navidades de 1997 Mimic para posteriormente encargarse de dos cintas con aire de comic: Blade II (2002) y Hellboy (2004). Entre medias había tenido una primera aproximación a nuestro cine y a la guerra civil con El espinazo del diablo estrenada en la primavera de 2001.

El espinazo del diablo puede ser considerada como una precuela espiritual de El laberinto del fauno. En ella vemos por primera vez como Del Toro se aproxima a la posguerra civil española a través de una historia de fantasmas que transcurre en un orfanato al acabar el conflicto armado en 1939. Los horrores del conflicto, la infancia destrozada por la contienda y esa mezcla de lo real y lo fantástico transcurren por los pasillos del orfanato. Todos estos temas volverán a ser recogidos 5 años después en la película que nos ocupa. Bien es cierto que El espinazo del diablo no termina de funcionar en su mezcla de terror y thriller y queda como una especie de proyecto fallido.

Si en la realidad pasaron 5 años desde El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, en la ficción también. El laberinto del fauno se sitúa en el año 1944, en uno de los momentos más duros de la posguerra española con las tristemente celebres cartillas de racionamiento a la orden del día. La cinta nos cuenta la historia de Ofelia, una joven niña que es trasladada junto a su madre y el nuevo marido de esta a un pueblo rural. Mientras el padre emprende una cacería contra los últimos rebeldes que quedan tras el conflicto, la joven Ofelia recibirá la visita de un fauno que le señalará que tiene que realizar tres pruebas al ser una princesa.

El laberinto del fauno juega en todo momento con la dualidad de escenarios, el mundo fantástico en el que se refugia Ofelia, interpretada por Ivana Baquero, es toda una fantasía visual con planos de una gran belleza visual. Un diseño de producción muy cuidado y unos personajes con una caracterización muy original son el sello de producción de este universo. En contra posición, ese mundo frío y gris que representa la España de la posguerra, un bosque lluvioso en el que el capitán interpretado por Sergi López persigue sin descanso a la resistencia al régimen.



El bosque en el que se refugia el personaje de Baquero es una ruptura luminosa y muy original con el frio panorama que muestra una España rota, en la que los ganadores buscan aniquilar cualquier vestigio de oposición. Es cuanto menos curioso que, una de las miradas más certeras a lo que supuso el conflicto de la Guerra Civil venga de una persona que vive en el otro lado del Atlántico. Y es que Del Toro, además de cómo director actúa como guionista de la cinta. En El laberinto del fauno se ven todos los horrores que trajo tras de si el fin del conflicto y muestra la persecución que realizaron a la resistencia, en muchos lugares llamados maquis, por parte del nuevo régimen.

Este singular cuento de hadas tuvo una  gran repercusión desde su estreno en el Festival de Cannes de 2006. Pese a irse de vacío en el Festival francés en el que coincidió con las películas de Babel y Volver que le acompañarían en toda la carrera de premios, pasó por los Festivales de Toronto y Sitges antes de su estreno en salas en España en octubre de 2006. A finales de 2006 la película tuvo un estreno limitado en EEUU de cara a participar en los Oscars para ser estrenada en enero de 2007 en todo el país. 

Su presencia en la temporada de premios fue mucho mayor de lo esperada, al ser una coproducción entre España y México, acabó compitiendo por este último país en los Oscars. Su carrera fue meteórica, logro ser nominada a la categoría de Película Extranjera en los Globos de Oro aunque el premio se lo acabaría llevando la cinta de Clint Eastwood Cartas desde Iwo Jima. Pero el plato fuerte serían los Oscars: 6 nominaciones. El laberinto del fauno estuvo nominada en las categorías de película extranjera, guion original, banda sonora, fotografía, dirección artística y maquillaje, todo un éxito.



La que parecía su gran rival en la categoría de película en habla no inglesa: Volver, no logró finalmente la nominación, pero el Oscar se lo acabó llevando la alemana La vida de los otros. Las dos opciones de Oscar de Del Toro se escaparon, no logro el premio ni como guionista, que fue a manos de Michael Ardnt por Pequeña Miss Sunshine ni en Película en habla no Inglesa. En cambio, el film logró 3 estatuillas doradas Mejor Fotografía para Guillermo Navarro, Mejor Dirección Artística para Eugenio Caballero y Pilar Revuelta y Mejor Maquillaje para David Martí y Montse Ribé.  Al ser Revuelta, Martí y Ribé españoles, la película supuso una lluvia de premios para nuestro país.

En los premios españoles, El laberinto del fauno se alzó con 7 Goyas, siendo el más destacado el del propio Del Toro en Mejor Guion Original. Ivana Baquero logró un merecido cabezón a actriz revelación por su icónico personaje. Por otro lado Sergi López y Maribel Verdú fueron nominados como actores principales pero se quedaron sin su ansiado Goya.

Esta película supuso un antes y un después en la carrera del director, ganándose una fama de gran realizador debido al mundo onírico que logró crear. Eso sí, sus siguientes proyectos como director no terminaron de funcionar también, encadenó la secuela de Hellboy, Pacific Rim y La cumbre escarlata. También actuó como productor en la truculenta saga de El Hobbit o en cintas españolas como El orfanato y Los ojos de Julia. En 2017 volvería a la carrera de premios con otro cuento fantástico: La forma del agua. Esta película supuso su definitiva consagración como una estrella y se llevó a casa los Oscars de Mejor Película y Mejor Director.

Por otro lado, Ivana Baquero no ha tenido un papel igual de relevante en su carrera como la maravillosa Ofelia. Maribel Verdú lograría al año siguiente su esperado Goya a Mejor Actriz por Siete mesas de billas francés, en 2013 conseguiría otro más por su papel en Blancanieves. Sergi López ha sido nominado a los Goya en dos ocasiones más, pero aún no ha logrado llevárselo a casa.

El laberinto del fauno fue una autentica revelación un cuento de hadas universal basado en una herida real que aún sigue latiendo en nuestro país.






Leave a Reply