Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera octubre 2021

Cartelera octubre 2021

ETA en el cine y la televisión

Este próximo fin de semana llega a nuestras pantallas Maixabel la última película de Icíar Bollain (Te doy mis ojos) que aborda los encuentros entre los verdugos de la banda de terrorista ETA y los familiares de las victimas a través de un encuentro real.


En
Maixabel asistimos al encuentro entre la viuda de Juan María Jauregui, asesinado por la banda en el año 2000, y uno de los asesinos. Todo un duelo interpretativo entre Blanca Portillo (Volver) y Luis Tosar (Celda 211). Aprovechando la ocasión, vamos a repasar otras aproximaciones en el mundo del cine y la televisión a la realidad de la banda terrorista.

Tal vez, por ser las más recientes las primeras producciones que se nos vienen a la cabeza son dos series que fueron estrenadas en el año 2020. Por un lado encontramos Patria, basada en el libro homónimo de Fernando Aramburu que retrata toda la intensidad del conflicto vasco desde los años de plomo hasta la disolución de la banda en 2011. La serie se encontraba protagonizada por unas enormes Elena Irureta, Ane Gabarain y Loreto Mauleón, logrando Irureta y Mauleón sendos premios Feroz. Y unos meses antes de la llegada de Patria se estrenaba La línea invisible, serie que narra los orígenes de la banda terrorista desde su nacimiento hasta su primer atentado mortal. La línea invisible pasó bastante desapercibida al ser eclipsada por Patria, todo esto pese a tener grandes nombres en su reparto como Antonio de la Torre o Anna Castillo, eso si, mostraba un nuevo interés del audiovisual español por contar historias relacionadas con ETA. 

Los proyectos sobre los actos de la banda terrorista y todo lo ocurrido en Euskadi ha sido siempre una especie de tema tabú en el cines y los proyectos que lo abordaban muchas veces se encontraban envueltos en la polémica. El mejor ejemplo de esta polémica es la cinta Fe de etarras (Borja Cobeaga,2017) comedia sobre un piso franco de miembros de la banda en pleno mundial de 2010. La campaña de publicidad que realizó Netflix de la película provoco una campaña de boicot de las asociaciones de victimas del terrorismo, todo esto, ¡sin haber visto la película!. Al final la bola de nieve no llegó a mucho más y la película ha caído bastante en el olvido. Curiosamente, al estrenarse el 12 de octubre de 2017 coincidió con esa fiebre que inundó muchas ciudades de España de colgar banderas de España en respuesta al 1 de octubre, banderas como las que despliegan en Fe de etarras.


La lona de la discordia


La polémica, aunque en menor medida por tener menos peso mediático, también persiguió a Lasa y Zabala (Pablo Malo, 2014) que relata los asesinatos cometidos por los GAL a los miembros de la banda Lasa y Zabala. Precisamente la historia de este grupo que se dedicó a hacer la guerra sucia a ETA fue adaptada en la olvidada GAL (Miguel Courtois,2006) que pasó completamente desapercibida. 

Borja Cobeaga tiene una anterior aproximación a la realidad de la banda terrorista ETA con Negociador, estrenada en 2014 y que se convirtió rápidamente en una comedia de culto. En Negociador se abordan con tono cómico las negociaciones mantenidas en 2005-2006 entre el PSE y la banda terrorista. La película acabaría llevándose el premio Feroz a Mejor Comedia.

Lo que es cierto, es que en este Siglo XXI, el cine español ha huido en gran medida de la realidad de la banda terrorista ETA al igual que otros temas que son tabú como es el cine político. Más allá de la pequeña mención que contiene Celda 211 (Daniel Monzón,2009), el principal proyecto sobre la banda ha sido El lobo (Miguel Courtois,2004) protagonizada por Eduardo Noriega (Abre los ojos) dando vida a un infiltrado en la banda terrorista que logró que fueran detenidos una gran cantidad de miembros activos de ETA.

Más allá de estos proyectos, encontramos Tiro en la cabeza (Jaime Rosales,2008) cinta que se encontró envuelta en la polémica al ser una recreación de un atentado mortal sin diálogos y con sonido ambiente, La playa de los galgos  (Mario Camus, 2002) o el documental Asesinato en febrero (Eterio Ortega Santillana,2001) sobre el asesinato de Fernando Buesa. En el plano televisivo tenemos la tv movie 48 horas (Manuel Estudillo, 2008) que, poco más de una década después, recrea el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Finalmente señalar La Jaula (Marcos Cabotá,2019) que tuvo un estreno muy limitado en cines y relata el último atentado con victimas mortales en España que tuvo lugar en el verano de 2009 en Mallorca.

En las décadas anteriores tampoco han existido una gran cantidad de proyectos que recurran a esta temática, aunque encontramos dos muy destacables que han calado en el imaginario colectivo. Por un lado, Operación Ogro, dirigida por  el italiano Gillo Pontecorvo y que recrea el asesinato por parte de la banda del presidente del gobierno Carrero Blanco. El film fue estrenado en 1979, poco tiempo después del crimen, y se encuentra protagonizado por José Sacristán (Magical Girl). El otro proyecto destacado es Días Contados (Imanol Uribe,1994) que relata la relación romántica entre un pistolero que se plantea su futuro en la banda y una prostituta. La película mantiene aún el récord de nominaciones a los Goya con 19 y se hizo con 8 cabezones incluidos Película, Dirección, Actor Principal para Carmelo Gómez y Actor de Reparto para Javier Bardem.



Todo apunta que, el paso del tiempo, hace una década ya de que se produjo el cese definitivo de la violencia, va a ser un factor clave para que el cine aborde todas las historias que giran en torno al conflicto en Euskadi y la banda terrorista. Es cierto que, al contrario que en otro países como puede ser EEUU, a nuestra industria le cuesta mucho hacer historias sobre hechos cercanos en el tiempo, en parte para huir de la eterna polémica que se levanta. Sin ir más lejos, sólo 5 años después del 11S Hollywood se atrevió a abordar el tema de forma directa y clara en World Trade Center (Oliver Stone,2006) y  United 93 (Paul Greengrass, 2006), en cambio nosotros no hemos abordado aún el 11M.

A todo esto, unas declaraciones del protagonista de Maixabel, Luis Tosar, han provocado una absurda polémica al ser sacadas completamente de contexto y han iniciado la enésima campaña de boicot por parte de ciertos grupos. Como podemos ver, la polémica parece que siempre va a estar presente cuando tocamos ciertos temas. 



Leave a Reply