Cine en Casa

El Sonido del Fotograma

Togas y Cine

Paisajes de Cine

Código de Vestuario

Cartelera agosto 2022

Cartelera agosto 2022
Cartelera julio 2022

La valencia rural en Nosotros no nos mataremos con pistolas

Una paella es la excusa perfecta para que vuelvan a reunirse en el pueblo un grupo de amigos de toda la vida. Este es el punto de partida de Nosotros no nos mataremos con pistolas la nueva película de Maria Ripoll (Vivir dos veces, 2019).



Cumplir 30 años es una barrera psicológica, una suerte de rito de paso de la juventud y que marca lo que supuestamente es el inicio de la vida adulta. En este momento vital se encuentran los cinco amigos que se reúnen en la casa del pueblo para celebrar las fiestas. Un grupo de personajes que, con sus idas y sus venidas, han decidido reencontrarse nuevamente después de mucho tiempo. Un reparto que se encuentra liderado por Ingrid García Jonsson y Elena Martín.

Nosotros no nos mataremos con pistolas se une a la reciente corriente de relatar la crisis de los 30s que está teniendo nuestro cine. Así, en los últimos años hemos tenido, entre otros, filmes como: Chavalas, Nora, Tenéis que venir a verla, Seremos canciones o Una vez más, películas muy diferentes entre sí, pero que reflejan muy bien este momento vital. Esta película apuesta por ser una cinta luminosa, que utiliza a la Valencia rural como un personaje más de su historia y la integra muy bien. 

La cinta se apoya principalmente en la mirada y sensibilidad que imprime Ripoll en todo momento que logra transmitir una gran naturalidad a la historia. Al final todos los diálogos fluyen de manera natural y no parecen nada impostados. A esto hay que sumarle una gran química que desprende todo su reparto que hace que la historia funcione muy bien. Sabemos que es ficción, pero la historia de Nosotros no nos mataremos con pistolas es perfectamente intercambiable con la de cualquier grupo de amigos que se vuelve a reencontrar.

Nos encontramos ante un proyecto en principio pequeño, pero que va creciendo según se desarrolla la historia y se basa principalmente en la gran sensibilidad que imprime tras las cámaras Ripoll. Una sorpresa en esta temporada de cine español.





Leave a Reply